Compartiendo experiencias educativas innovadoras

El día 19 de mayo realizamos nuestras primeras jornadas de  Intercambio de experiencias innovadoras en el aula, con una gran acogida entre los docentes de la zona sur de Madrid.

Nuestra primera ponente fue Isabel Vizcaino, del colegio Manuel Nuñez de Arena. Isabel nos mostró  un video sobre “Los 100 lenguajes del niño” de Loris Malaguzzi y nos transmitió la idea de que tenemos que acompañar al niño en su desarrollo sin limitar, como muchas veces sucede en la escuela, sus capacidades.

A través de un viaje nos descubrió cuáles son las claves del ABP (aprendizaje basado en proyectos).

Después le tocó el turno a Ana Estaire y Ángela Velayos que nos contaron cómo ha sido la experiencia de crear, en el colegio Pablo Picasso de Parla, un ambiente preparado con material Montessori para que niños desde tres hasta diez  años, puedan entender y aprender matemáticas desde la manipulación y la experimentación.

La siguiente ponente fue Rosa Velayos y nos vino a contar la importancia de la escucha activa, del estar presente y de la necesidad de relajar los ritmos, para que el niño pueda desarrollarse de forma armónica y natural, sin adelantar procesos, respetando el desarrollo y las necesidades individuales de cada uno.

Esta experiencia creó un poco de debate, pues se lleva a cabo en Mayrit, una escuela autogestionada que es una cooperativa de familias. Y es que aunque en la escuela pública hay muchos profesores que están haciendo un gran esfuerzo por conseguir esto mismo, es cierto que las ratios y otros condicionantes, dificultan mucho poder alcanzar estos niveles de atención e individualización.

Para terminar fueron un grupo de madres del colegio Carlos Cano las que vinieron a contarnos cómo realizan la participación familiar en la escuela y es que su lema es “Para educar a un niño hace falta una tribu entera”.

Nos sorprendió la enorme participación de las familias y todas las actividades que son posibles desarrollar gracias a esta colaboración. Tienen animales, huerto, sala de arte, biblioteca… y no sólo para los niños sino que también hay actividades dirigidas a los adultos. Esto  permite que escuela y familia estén más unidas y repercute positivamente en los procesos de aprendizaje de los alumnos y en la diversidad de experiencias que pueden vivenciar.

Fue un placer compartir estas tres horas con todos los asistentes. Les agradecemos su asistencia y también la participación de todos los ponentes que vinieron de forma desinteresada a las jornadas.

Esperemos poder seguir realizando desde la asociación, actividades como esta, que ayuden a que otra educación sea posible.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario